La exitosa experiencia logística de empresa dedicada a la exportación hortofrutícola desde el Biobío

“Nexo Biobío Logistic Summit 2017” promete convertirse en uno de los hitos empresariales más importantes del último año. Se trata de la primera cumbre logística internacional, del sur del país, que se realizará los días miércoles 15 y jueves 16 de noviembre, en el centro de eventos Puerto Marina, de Talcahuano.

Esta cumbre tiene como objetivo involucrar a los actores estratégicos  vinculados al sector portuario, transporte, servicios públicos y logísticos para generar instancias de debates y toma de decisiones que repercutan positivamente en las exportaciones e importaciones de nuestro país.

Frutas y hortalizas con sello del Biobío

El sancarlino Sergio Belmar es voz autorizada para confirmar que una acertada estrategia logística determinará el éxito o fracaso de un emprendimiento. Hace casi dos décadas junto a otros agricultores ñublensinos crearon la empresa Frutemu, una firma dedicada a la exportación hortofrutícola a clientes de Estados Unidos, Holanda, Inglaterra, China y Taiwán. Actualmente esta sociedad de agricultores realiza, por ejemplo, envíos de más de 1.500.000 de kilos de arándanos al exterior, por temporada, entre exportación directa y servicios a otros exportadores,  y para cumplir con estos requerimientos, requiere el trabajo de más de 200 personas.

Belmar explica que la firma, ubicada en San Carlos, no solo se dedica a la cosecha y embalaje de sus propios productos para ser despachados al exterior, también ofrece un servicio de embalaje o packing a otros productores de la zona.

“El servicio de empaque implica que llega el agricultor con las futas y las hortalizas cosechadas y nosotros lo embalamos, nos preocupamos que se respete la cadena  de frío y generamos el servicio de logística de exportación. En definitiva, el cliente nos comenta que vendió su producto a un cliente de China, y lo que nosotros hacemos es enviarlo para que llegue a ese destino”, comentó el empresario sancarlino.

Pero uno de los problemas con que diariamente debía lidiar Frutemu eran los tiempos extensos de traslado de los productos horofrutícolas, desde el Bio Bío hacia los puertos de Valparaíso y San Antonio, lugares desde donde salían los envíos vía marítima. Según recuerda Belmar, hace 10 años casi la totalidad de la carga salía desde los puertos de la región de Valparaíso y hoy la realidad es otra: más del 80% de la carga sale hacia el extranjero por los puertos de San Vicente, Coronel y Lirquén.

¿ Qué repercusión tuvo esta nueva estrategia?.  En Frutemu notaron un beneficio económico que significó un ahorro de US$1.000 por cada container enviado. Junto a ello, se recortaron los tiempos de traslado, ya que la cercanía de los puertos del Biobío no solo se tradujo en una optimización de los tiempos de traslados de la carga, sino también en generar una respuesta más eficiente ante cualquier problema administrativo y mayor control del proceso logístico, por ejemplo en Aduanas. De esta forma, una carga hortofrutícola no debiera demorar más de 48 horas en ser embalada y entregada en los puertos. Por último, esta decisión estratégica les permite asegurarse que no haya inconvenientes con la cadena de frío que deben cumplir los productos enviados al exterior.

“Hay una cierta tendencia desde los clientes  internacionales a estar cada vez más cerca del origen del producto y eso ha motivado la aparición de muchas empresas exportadoras. Esas empresas con operaciones mucho más pequeñas buscan optimizar sus costos y procesos, hay que preocuparse de todo aquello que te permita ahorrarte un costo”, dijo Belmar.

Desde Frutemu cuentan que la eficiencia logística del servicio que entregan va de la mano, a la vez con el mejoramiento de los programas de embarques que ofrecen las navieras.

“Hace 10 años nos demorábamos entre 22 a 25 días en llegar con una carga de productos hortofrutícolas a Estados Unidos, hoy hay navieras que nos aseguran un plazo de 17 días de entrega. El año pasado hubo buques que se demoraron 24 días en hacer una entrega en China, y normalmente nos demorábamos entre 30 a 35 días en llegar. El mejoramiento de la optimización de la cadena depende de todos los actores”, dijo.

Es esta experiencia la que hace a Sergio Belmar a destacar la importancia del primer encuentro internacional de logística que se realizará en nuestra región.

“Me parece extraordinario. Cuando antes salíamos por los puertos de la región de Valparaíso, las empresas que se beneficiaban en la cadena logística eran empresas de esa región, desde los materiales de  embalaje hasta el transporte que llevó la carga, por eso es que no solo hay beneficios para los exportadores que somos los protagonistas o más interesados, también se beneficia toda una industria que está a nuestro alrededor”, señaló.